Larry Pesce

Desde que recuerdo
...adolecer, llorar, gritar...
Arrepentido de haber llegado a este mundo de dolor...
Pidiendo explicaciones donde no hubo respuesta.

...cansado de encontrar piezas sueltas de algo que nadie nunca vislumbro...
...piezas que nunca encajaban y que nadie quería hablar de ellas...

Preguntas incesantes a un mundo en sombra...
Preguntas a una sociedad aturdida, dolida...
Preguntas a una sociedad que temía y prefería mirar hacia un costado y no pensar...

Y ya cansado de andar corriendo sombras
...quede reflejándome sobre los charcos de la vida...
...sané – crecí...
Escuchando la voz del infinito que llega a mí como por inducción...

Y desde que recuerdo adolecer... sanar...
Rumbo a darme cuenta que despertaba de una niñez que contemplaba entre sueños y cardúmenes en dónde los árboles festejaban la lluvia...
Entre zorzales que de alegría se estremecían de oír sus cantos...

Solía soñar despierto que podía entenderlo todo...
Las calles de tierra, los árboles – la lluvia, el aroma a tierra mojada – cardúmenes de peces surcando mareas hasta encontrar el rió...

Y de recordar, sin darme cuenta, ya había crecido entre pomos de oleos tirados por el piso – tratando de no caer entre charcos de aceite de lino...
De encontrar un vacío que no había buscado...
Para luego darme cuenta de estar... en una danza cósmica que ya me había llevado sin dar aviso previo.

...danzando entre fuego y sombras sin saber bailar... y también sin haber elegido...
Guiándome entre lluvias - tormentas y charcos que reflejaban algo desconocido...
Acercándome de a poco a una realidad a la cual no pertenecía...

...si es así que la necesidad nos pertenece a todos.
- partiendo de una simple verdad, realidad...
- si, realidad es que estamos – rotando – flotando, en un mismo tiempo...(?
...y sigo preguntando... tiempo – masa – materia...
...Materia a la cual llamamos planeta tierra...(?

Tierra pobre tierra en la cual generamos un desequilibrio total... tanto que nos unimos, nos amontonamos... creyendo que somos humanidad...
...sí, humanidad que cuyos errores hoy debemos pagar muy caro... - sí –
Y siempre olvidando que hay que compartir este genocidio que también puede ser más… mucho más
Es hora, ya creo que seamos concientes, ser concientes de tanta conformidad manchada de hipocresía – mentiras – vanidades... Confusa mediocridad...

Sin control... y a lo que se llama sociedad...
¿Que tan socio somos?, socios del hambre, la guerra, las mentiras, conflictos, fronteras, banderas...
Cantándole con respeto a una bandera izada en el mástil más alto… el mástil de la ignorancia chorreado de sangre, sudor y lagrimas...
En el recuerdo su historia y un pedestal creado por una ciega justicia...
...historia contada por los ganadores...

Cansado de correr sombras...
...en ese vacío que solo podría encontrar fuego que habitaba dentro de mí...
Desde un tiempo de comienzos y finales confusos... desde que el fuego hablo dentro mío, hamacándome en el tiempo – para construir el espacio...
Dándome cuenta que soy del fuego y sediento de algo que no lo apaga...

Larry Pesce